Enrique de la Morena o el arte de divulgar la medicina

Artículo publicado por Antxón Sarasqueta el 21 de Junio de 2009 (actualizado en Junio de 2018)

El doctor Enrique de la Morena se ha convertido en uno de los principales divulgadores de la medicina en España. Ha hecho de su libro ¿Que me pasa doctor? una obra de referencia científica al alcance de todos para ganar en calidad de vida y longevidad. Una síntesis de los problemas de salud, y que forma parte de lo que representa su obra.

Es además uno de los grandes investigadores españoles que durante años trabajó en Estados Unidos en el equipo del premio Nobel, Severo Ochoa, y con el bioquímico español Santiago Grisolía, que escribe el epílogo del libro. Hoy los programas de Enrique de la Morena en es.Radio, televisión, y sus artículos, son una referencia de lo que representa el saber divulgar, haciendo que las cosas más complejas de la medicina resulten sencillas para la comprensión de todo el mundo.

Un libro que da vida…
y como afrontar nuestras 85 enfermedades principales 

Lo mismo que en nuestra sangre tenemos colesterol bueno y malo, la información que consumimos las personas es buena o mala, y produce efectos positivos y negativos en nuestro organismo y pensamiento. Con el libro de Enrique de la Morena, ¿Qué me pasa doctor? (Edi. Buenas Letras, 2009) el lector consume información buena, que tiene un efecto directo en su calidad de vida, en su longevidad, y en su herencia genética. Por eso cabe decir que es un libro que da vida.

En cada una de las 85 enfermedades que aborda el doctor De la Morena hace una síntesis del problema, y a través de la aplicación práctica de sus conocimientos y experiencia, que es mucha como investigador, médico, profesor y divulgador, da la información que ayuda a entender la evolución de la enfermedad, así como las alternativas de la persona en cada caso.

En todos y cada uno de los casos que trata (colesterol, estrés, alzheimer…) De la Morena explica las funciones de todo lo que se relaciona con la enfermedad, sus aspectos vitales, los componentes de cada elemento del proceso, las formas de prevenir, curar, o hacer todo ello más llevadero. Pero también explica como actúan los elementos internos y externos, y sus consecuencias en el conjunto de la evolución de la vida de la persona. Por eso afecta tan directamente a la calidad de vida, a su duración en el tiempo, y a la herencia genética que transmite a sus congéneres.

Enrique de la Morena demuestra que no es necesario vulgarizar el mensaje
para divulgar bien la ciencia y los conocimientos médicos

Si nos paramos en el capítulo del colesterol, De la Morena nos explica lo que es un lípido complejo, de donde se deriva (y hasta su nombre), donde se encuentra en nuestro organismo, qué funciones tiene como componente, donde interviene, en qué participa, y subraya cuestiones fundamentales. Por ejemplo, nos recuerda que “el colesterol es una molécula imprescindible para la vida”, que “es precursor de la vitamina D, esencial para el metabolismo del calcio”, cuales son los valores normales de colesterol en sangre, lo que se ha descubierto en las últimas investigaciones. Nos cuenta como se produce el colesterol y cuales son los productos de la dieta adecuada. “Cuidar la dieta debe ser siempre el primer paso”, dice. Todo lo explica en menos de tres páginas.

La obra del doctor Enrique de la Morena no es un libro para expertos, es un libro para toda persona que tenga en el conocimiento la herramienta de su vida (incluidos los expertos). En términos literarios tiene además un valor añadido, que es demostrar que para divulgar bien no es necesario ni devaluar ni vulgarizar el lenguaje.

En el epílogo que escribe en el libro Santiago Grisolía, señala la experiencia de De la Morena en la Clínica de la Concepción y en la Universidad de Kansas (donde coincidieron y colaboraron), además de la institución que es en los hoteles Ritz y Palace de Madrid, sucediendo Enrique a su padre. Pero además de los conocimientos científicos y médicos destaca su dimensión humana: “Aspecto del ser de Enrique que se transmite a través de su obra”, dice Grisolía.

Doy fe de ello después de más de treinta años de conocernos. La primera vez que entré en la consulta de Enrique me sentí fascinado por una gran poster que ilustraba el mapa de la vida humana. Esa es la clave de su libro en términos científicos, humanos, morales y espirituales, y por eso transmite vida y da vida. En comunicación hay un axioma: se transmite lo que se siente.

Antxón Sarasqueta 2018 ©

joe boydston

on the business of community media

Gigaom

Technology news, trends and analysis covering mobile, big data, cloud, science, energy and media

Psyche's Circuitry

Thoughts on growing up and growing old in the digital age

A %d blogueros les gusta esto: